GESTIÓN DEL TALENTO

¿Qué puedes hacer tú por ti?

Siempre reviso cuales son los patrones comunes que tienen mis clientas, identificar minuciosamente los casos de consulta me ayuda mucho a dar más valor cada día en las siguientes sesiones.

Un patrón que se repite es que a parte de sentirse frustradas en el amor, por lo general también viven en el área laboral. aunque pueden tener un buen trabajo, no se sienten completas, llega un punto en su vida de acumulación.

A través de la falta de amor sincero o real para ellos/as, se repercute algo fundamental, ocuparse de ellas mismas y retomar las riendas de sus vidas, darse cuenta que son capaces de conseguir lo que desean.

Gestión del talento

Parece que el talento sea algo innato pero no siempre es así, de echo puedes hacer que tu mayor debilidad se convierta en tu mejor virtud. Siempre que seas constante y con esfuerzo, podrás conseguirlo. Recuerda que no es algo inmediato.

Tiempo del Vídeo: 6.38 Minutos

 

Tus intereses

Recuerda que puedes ser aquella persona que te propongas. Si tu quieres tu puedes, si no quieres no puedes.

¿Cuál eliges?

Duración del Vídeo: 7:06 minutos

El árbol de la sabiduría

Shhhh! presta atención a este ejercicio

Duración del Vídeo: 3.12 minutos

Reconoce tus logros

Aunque pienses que tu vida es un caos, que no has conseguido logros grandes en la vida, te aseguro que no es así.

Revisar y valorar que también he realizado cosas buenas es importante, para salir del rol de victima y empezar a ser responsable y celebrar tus logros por pequeños que sean.

Duración del Vídeo: 2:36 minutos

 

Los roles que tenemos con cada persona

Es interesante observar cómo nos relacionamos con cada persona en función de la relación que pensamos que está establecida y la multipersonalidad que habita dentro de nosotros.

Duración del vídeo: 5:45 Minutos

¿Qué harías por ti, sino tuvieses miedo?

Tú eres, tu peor enemigo

Puede que de pequeña/o te acostumbrasen a no creer en ti. Es muy probable que te educasen desde el castigo y reforzar todo aquel comportamiento negativo con falta de visibilizar lo positivo.

La realidad es que muchas veces nuestra mente olvida lo bonito y para protegerse se focaliza en el peligro, como puede ser un padre/madre que no realzan las cualidades del niño, si a esto sumamos que en el colegio pasamos invisibles, pues vamos creciendo con la sensación que a nosotras no nos pueden ocurrir situaciones bonitas ni conseguir algo bueno. Parece que eso es cosa de otros.

Te traigo un bonito EJERCICIO

Tiempo de duración del ejercicio: 15 minutos aproximadamente.

Dificultad: media

Materiales a utilizar: Tu imaginación sin límites.

Objetivo: Quieres conseguir algo que es inalcanzable para ti, te da pereza o miedo, lo que sea que dependa de ti.

Define en un papel por escrito, cual es tu objetivo a conseguir y cual tu situación actual, cuales son tus miedos del pasado  que te hacen creer que no puedes conseguirlo.

Yo siempre digo «Si está en tu mente, será posible, aunque puede que no sea rápido, pero si lo imaginas, y trabajas a fondo realmente todas tus heridas del pasado podrás conseguirlo» (Mi experiencia personal es que cuando trabajo las heridas al más sutil nivel casi invisible para mi, se mueve algo increíble) 

Me considero alguien muy mental y terrenal, necesito ver para creer, pero mi experiencia es que no sirve solo con un buen plan sino una integración de todo el ser.

Volvemos al ejercicio:

Imagina que delante de ti hay un gran triángulo, si te cuesta imaginarlo puedes coger una tiza, una cuerda, hilo de coser, cualquier material que te permita apoyar tu imaginación.

Algunas veces he utilizado 3 folios que pongo en cada esquina del triángulo imaginario.

Cada lado puede superar 1,5 m de distancia, dependerá de la habitación que utilices, también puedes hacerlo en el exterior. 

La idea es que cada uno de los lados del triángulo represente un lugar. (presente, pasado y futuro)

Elige un lugar de la sala e imagina ese gran triángulo delante de ti, ahora estás fuera del triangulo.

Si has utilizado folios para delimitar cada uno de los vértices del triángulo, cuando te muevas te situarás encima de cada uno, no tengas miedo a ensuciarlos.

Sitúate fuera del triangulo (Lo puedes ver delante de ti) ahora imagina que esta en el pasado, observa tus miedos, ¿Qué es aquello que hace que te paralices?¿Qué harías si no tuvieses miedo? ¿Cuánto tiempo lleva es idea en tu mente?¿Conoces a alguien que diese ese paso?

Delante de ti tienes el triángulo, Observa las siguientes indicaciones:

Vértice derecho representa la actitud que tendrás que adoptar hacer para conseguir tu objetivo, cómo serás tú en el momento que lo consigas, como estará tu cuerpo, la expresión facial, cómo te sentirás.

Vértice izquierdo: será aquello que tendrás que aprender para conseguirlo, aquellas personas con las que tendrás que colaborar, hacer peticiones, sitios que visitar, informaciones que has de obtener, todos aquellos movimientos que se darán físicamente antes de conseguir tu objetivo.

En el punto final será tu objetivo conseguido, allí te imaginarás cerrando los ojos, como será sentirlo, imagínate con todo lujo de detalles, ya lo has conseguido, cómo te sientes, cómo lo celebrarás, a quién se lo contarás, en quien te habrás convertido, ¿Te dará poder personal, saber que puedes?

Cuando estés en el pico del triángulo (objetivo cumplido) date la vuelta y observa cada uno de los vértices y como llegaste allí, finalmente observa el punto de salida (pasado) ahora que has conseguido ese objetivo, ¿Cómo observas lo miedos? ¿Se han esfumado?

Si siguen ahí justo eso es lo que has de trabajar y puedes contactar conmigo para contarme que pasó.

Ejemplo: 

Yo hice este ejercicio para visualizarme como escritora, lo veía algo imposible para mi, la escritura y yo nunca nos llevamos bien, tengo algo de dislexia y eso cuesta mucho.

Pero por lo que hemos observado este ejercicio para mi fue una lanzadera, que me ha impulsado a escribir el segundo libro. 


Fuera del triángulo imagine los problemas que tenía en el colegio con la ortografía y la gramática, pero por más que me esforzase mi fuerte eran los números siempre con notas altas y las letras por más que estudiase me costaba aprobar un sobre esfuerzo.

En los vértices de la base del triángulo imaginé como sería yo consiguiéndolo, esa actitud positiva, reconocimiento interno, valoración personal, sonriente, motivada.

En el otro, me vi llamando a editoriales convencionales y edición propia, haciendo cursos de escritura, observando tutoriales de elaboración de guiones para narrar historias. Me observé mucho tiempo en lugares tranquilos que me inspiraran. También imaginando a mis clientas y explicándoles como solucionar su dolor. Me imaginé delante de la impresora, imprimiendo todo el libro y corrigiendo ese manuscrito una

Cuando te tenía claro todo esto me fui al final de vértice y allí cerré los ojos y me vi celebrando el éxito, con los ojos cerrados, firmando libros, abriendo la caja, oliendo el libro, vendiendo, con mi libro colgado en plataformas.

He de dar las gracias a mis clientas en aquellos momentos, me animaron también.









Abrir chat